Deportada una española con derecho a trabajar en el Reino Unido tras volver de vacaciones

María -nombre ficticio- fue detenida en el aeropuerto de Luton tras pasar unas vacaciones de Navidad en España, su país de origen.

EUROPA 08/01/2024 Por Saskia O'Donoghue
1920x1080_cmsv2_5770f8f1-6db5-50da-85f3-5d87d7497c93-8156070

Una mujer española fue deportada del Reino Unido tras regresar de unas vacaciones navideñas en Málaga, a pesar de presentar la documentación necesaria para el Brexit que demostraba su derecho a vivir y trabajar en el país.

La mujer, de 34 años, pasó la noche retenida en el aeropuerto de Luton y regresó a España el día de San Esteban.

Al parecer, los agentes fronterizos le dijeron que estaba "perdiendo el tiempo" si pensaba que la documentación del Ministerio del Interior que tenía y que demostraba su derecho a estar en el Reino Unido le permitiría entrar en el país.

"Me fui a casa porque mi hermana había tenido una niña pequeña y, literalmente, cuatro días después, en el aeropuerto de Luton me llevaron a la sala de detención, se llevaron mis cosas y mi teléfono y me dijeron que esperara allí", relata María -nombre ficticio- en The Guardian.

"Me dejaron allí toda la noche y luego me metieron en un avión".

El marido de María voló a España para ayudar a su esposa después de que los funcionarios de fronteras británicos le dijeran que no intentara volver a entrar en el Reino Unido durante al menos un mes.

"Se suponía que iba a volver al trabajo, pero ahora mi vida ha desaparecido. Todas mis cosas están en el Reino Unido: mi perro, mi coche. Estaba haciendo este aprendizaje de enfermería veterinaria, que era mi sueño. Si intento... volver será aún peor", dijo.

JAPONEl número de muertos por los terremotos en Japón asciende a 168 personas

El incidente ha puesto de manifiesto algunos de los problemas a los que se enfrentan los ciudadanos de la UE cuyas solicitudes para permanecer en el Reino Unido tras el acuerdo de retirada del Brexit aún no han finalizado.

La española había presentado una solicitud tardía para acogerse al plan de asentamiento de la UE en 2023.

Sin embargo, su solicitud fue denegada en junio por no aportar pruebas suficientes.

Desde entonces ha pedido una revisión administrativa de la decisión y ha obtenido un certificado de solicitud (CoA) del Ministerio del Interior.

El certificado dice: "Puede trabajar en Reino Unido hasta que reciba una decisión sobre su solicitud al plan de asentamiento de la UE".

María, que vivió en Reino Unido entre 2014 y 2018, regresó al país más recientemente tras un periodo en Sudáfrica. Los bloqueos de COVID impidieron que ella y su marido regresaran en una fecha anterior.

Según las normas actuales, María debe demostrar que su ruptura con el Reino Unido no fue tan larga que pudiera invalidar sus derechos en virtud del acuerdo de retirada.

La Fuerza de Fronteras le denegó la entrada porque su "solicitud de EUSS [Plan de Asentamiento de la UE] ha sido rechazada", informó The Guardian.

También especificaba: "Usted ya no tiene derecho de admisión en el Reino Unido según lo salvado por los Derechos de los Ciudadanos (Plazo de Solicitud y Protección Temporal) Reglamento 2020".

María lo niega, diciendo que su actual certificado de solicitud simplemente explica su derecho a trabajar en el Reino Unido mientras su caso sigue siendo revisado.

Actualmente está buscando asesoramiento jurídico y dice estar dispuesta a elevar su caso al Ministerio del Interior.

TASSLas Fuerzas Armadas de Ucrania utilizan drones FPV debido a la escasez de proyectiles de artillería

El Ministerio del Interior ya ha manifestado en otras ocasiones que el problema de las personas con el estatuto de refugiado que intentan entrar en el país no estriba en su derecho a trabajar, sino en demostrar que tienen derecho a estar en el país.

Dicen que a los que se les deniega la entrada en la frontera "pueden ser detenidos a la espera de su expulsión del puerto y del Reino Unido".

El Ministerio del Interior añade que la situación "no es la misma que estar sujeto a una orden de expulsión que, aunque válida, impediría la reentrada en el Reino Unido".

Un CoA no permite a un ciudadano de la UE ningún derecho a viajar dentro y fuera del país, continuaron.

Desde diciembre de 2020, los funcionarios tienen derecho a pedir a aquellos que poseen un CoA más pruebas de su residencia en el Reino Unido cuando llegan a la frontera.

"La prioridad número uno de Border Force es mantener nuestras fronteras a salvo y seguras, y nunca comprometeremos esto", indica el Ministerio del Interior en The Guardian.

DNCD 1INCAUTAN EN AIPC 114 PAQUETES PRESUMIBLEMENTE COCAÍNA ESCONDIDOS EN CONTENEDOR

EURONEWS

Te puede interesar
Lo más visto